11/02/2010 01:18 Hs.
Bonaerenses reclaman por el estado calamitoso de las rutas

Al menos 6 rutas provinciales fueron declaradas en emergencia por el estado en el que se encuentran. Transitar los caminos en Provincia de Buenos Aires resulta altamente peligroso. Productores y vecinos aseguran que perjudica a la producción.

A- A A+

La preponderancia en el transporte de toda la producción de la provincia de Buenos Aires en camiones que surcan las rutas provinciales, en la mayoría de los casos cargados en exceso para aumentar la rentabilidad provoca que la cinta asfáltica, en muchos casos vetusta y visiblemente deteriorada, vaya cediendo en su resistencia.

La situación también provoca grandes trastornos en los vehículos de tránsito liviano que se encuentran con rutas en estado calamitoso provocando roturas de neumáticos o maniobras bruscas que llevan a cometer severos errores que pueden costar la vida. Para buen cultivo de accidentes se suma la falta de iluminación y señalización de los caminos provinciales que siempre son resignados en desmedro de las rutas nacionales que suelen ser más transitadas y "visibles" por los peajes.

El tema recobró estado público luego de que la Familia Pomar se accidentara en la Ruta 31 por el deteriorado estado en el que se encuentra el camino, provocando la muerte de todos los pasajeros. Por falta de mantenimiento y señalización, pastizales de más de 3 metros taparon el auto y provocaron que los cuerpos fueran encontrados varios días después. Sólo la tragedia fue capaz de derivar en la rápida adjudicación de la obra por reparaciones de la ruta 31. A raíz de ello, un abogado presentó una medida cautelar por el estado de la ruta que desató una catarata de protestas.

Los vecinos de General Villegas, Pehuajó, Carlos Tejedor y Bolívar decidieron a comienzos de enero recolectar firmas para el arreglo de la ruta 226 que une Villegas con Mar del Plata y es muy utilizada por los habitantes de esas ciudades.

La red se completa porque la ruta 74 que une a la autovía 2 con la mencionada 226 también está en un estado deplorable. Tal es así que en el Honorable Concejo Deliberante de Ayacucho, el bloque de la Coalición Cívica realizó una presentacion para declarar al camino en emergencia vial. El estado de es arteria provocó denuncias de subejecución presupuestaria por parte de un Senador.

Los vecinos de Bolívar y Pehuajó ya han adquirido como costumbre firmar petitorios para mejorar el estado de las rutas. Además del mencionado, se juntaron con sus vecinos de Daireaux, Hipólito Yrigoyen y Guaminí para tomar medidas sobre el estado de la Ruta 65.

Esta semana, los concejales de Arrecifes exigieron la reparación de las rutas 51 y 191 que cobran víctimas fatales constantemente y que son las principales arterias que unen al principal sector productivo de la segunda sección electoral.

Así las cosas y en medio de la declaración de la emergencia hídrica, quizá no esté mal declarar la emergencia vial y poner a los entes responsables del mejoramiento de los caminos a trabajar seriamente para realizar un plan acorde a las necesidades.