18/05/2022 10:37 Hs.
"Chinchu" Gasparini presentó su libro: Vivió en la calle, fue preso, llegó a Intendente de Roque Pérez y Putin habló de él

El Intendente de Roque Pérez presentó la historia novelada de su vida en la última jornada de la Feria del Libro. Antes de ser alcalde, "hombreó" bolsas, "cuereó" nutrias y vendió turrones en el cementerio. También levantó quiniela. Más de una vez, fue preso por pelearse con la policía. Y se jacta de haberles dado una oportunidad a los que habían cometido delitos.

A- A A+

Sin haber terminado la primaria y pese a una vida marcada por hechos desgraciados, Juan Carlos Gasparini logró tres mandatos al frente del municipio de Roque Pérez, el distrito en el que nació Juan Domingo Perón. "Chinchu, El hombre que torció su destino. De la calle al Palacio Municipal", se llama el texto que narra su historia que escribió un roqueperense, José María Rinaldi.

La obra da cuenta de la biografía del hombre que vivió en la calle, llegó apenas a estudiar hasta primero inferior, sufrió los latigazos de su abuelo y la miseria pero creyó tanto en sí mismo que consiguió ser tres veces intendente de Roque Pérez, de la mano del peronismo. En 2020 había sido noticia por ir a vacunarse con una foto de Vladimir Putin y ser reconocido por el mandatario ruso en redes sociales. 

"Soy un hijo de la nada, un hijo de nadie y quiero dejar el precedente de que las cosas se pueden hacer bien viniendo de abajo si uno tiene corazón. Para la política no sirven los que no tienen corazón”. Con esas palabras Juan Gasparini, alias “Chinchu”, se autodefinió durante la presentación de la historia novelada de su vida, en la última jornada de la Feria del Libro, según cubrió la agencia Télam. 

"Siempre me quise mucho a mí mismo", suele repetir cuando le preguntan la fórmula para haber sorteado tantas adversidades. Porque antes de ser intendente, Chinchu "hombreó" bolsas, "cuereó" nutrias y vendió turrones en el cementerio. También levantó quiniela. Más de una vez, fue preso por pelearse con la policía. La misma policía que se le tuvo que cuadrar cuando ganó por primera vez la Intendencia.

Este año, Chinchu aceptó la oferta de Axel Kicillof, de hacerse cargo desde La Plata del Programa 6 por 6, en el que se encarga de dialogar con los intendentes del interior de la provincia y ayudarlos en lo que necesiten. Son famosas las anécdotas que grafican como siempre priorizó la intendencia a su propia vida: más de una vez le pagó la factura de luz a un roqueperense y se la cortaron en su propia casa. 

Chinchu dice que no tiene vicios, pero que su única debilidad siempre fueron las mujeres. “Tuve una vida medio desprolija, cinco separaciones, siete hijos. Pero no reniego de mi pasado", dijo en la presentación, ante la mirada atenta de dos de sus hijas. "Yo aprendí de la miseria", contó el hombre que se jacta de haberles dado una oportunidad a los que habían cometido delitos "porque si no sería un mal nacido”.

En cuanto a su apodo, Gasparini contó que cuando era chico en las carnicerías le regalaban los chinchulines y las achuras. Él iba a pedirlas y el carnicero lo apodó Chinchu porque era alto y flaco. Al principio le molestaba, pero con el tiempo entendió que se tenía que apropiar de ese apodo. Y hoy, si le dicen por el nombre que aparece en el documento ni siquiera se da vuelta.

"No me voy a entregar porque la gente me sostiene. Me parece un sueño haber llegado donde llegué sabiendo de dónde vengo. Lo importante es luchar, no marearse con el poder y no tener rencores porque no sirven", dijo al final de la presentación el "Chinchu". Gasparini actualmente lucha contra un cáncer y dice que no va a bajar los brazos "por amor a la gente que me sostiene". 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.