23/03/2020 14:50 Hs.
Coronavirus en Argentina: La necesidad de cambiar la grieta por la solidaridad

Los dirigentes políticos están a la altura de las circunstancias tomando medidas a tiempo. Los medios de comunicación muestran un alineamiento inédito y se ocupan de informar y concientizar. La sociedad se divide entre los que acatan las nuevas normas y los que desafían las reglas de convivencia. Countries, barrios populares, macrismo, kirchnerismo y la solidaridad como vacuna.

A- A A+

Por Ramiro Pablo Gómez

El COVID-19 se ya se cobró 15 mil víctimas a nivel planetario y hay 340 mil infectados en 178 países. El crecimiento es exponencial cuando el virus circula y no hay sistema de salud en el mundo que pueda hacer frente a la catástrofe. Es momento de suspender las grietas argentinas y recurrir a la solidaridad para evitar una tragedia poblacional.

No hay lugar para reuniones de country ni ranchadas de barrios

Dado que los primeros países considerados de riesgo (Europa y EEUU)  pueden coincidir con los lugares de veraneo de la gente más adinerada es fundamental que el respecto del distanciamiento social y cuarentena obligatoria sea estrictamente cumplida.

Los barrios privados no son una isla en este problema. Muchos de ellos han prohibido el ingreso de invitados, las actividades deportivas y el uso de áreas comunes, entre otras decisiones.

En otro extracto social sucedió algo distinto pero violatorio de la cuarentena. En el barrio San Alberto de Ituzaingó un grupo de personas que estaba en la calle tomando cerveza fue denunciado por un vecino y un patrullero acudió a pedirles que se retiren. Todo terminó con piedrazos hacia los policías, un efectivo herido y una causa en el juzgado federal del doctor Barral y del fiscal Marquevich.

La grieta kirchnerista / macrista debe cesar

El virus no vota ni elige plataforma política. No pregunta por ideológicas sino que ingresa en cualquier cuerpo humano y causa daños, hasta hoy, imparables. Si los gobierno nacionales, provinciales y municipales se muestran unidos y alineados en bajarle a la sociedad las nuevas reglas de convivencia, el comportamiento social vinculado a las inclinaciones políticas no tiene lugar.

La foto de los anuncios de medidas de regulación social muestra a los dirigentes de todos los partidos políticos. El mensaje que intentan transmitir es que no es momento de discusiónes partidaria ni de llevar agua para su propio molino. Eso incluye a la sociedad politizada.

Además, dejaron en claro que no hay lugar para libre pensadores sino que los especialistas, infectólogos y médicos son los encargados de diagramar el orden social. Los medios de comunicación cerraron grieta y se alinearon de la misma manera.

No hay vacuna pero existe la solidaridad. El caso de la paciente 31 en Corea del Sur

Acá no hay remedio individual si no hay una idea colectiva del problema. Potencialmente, los adultos mayores de 65 tienen un riesgo superior a los de menor edad. Eso implica que los más jóvenes tienen una responsabilidad mayor para proteger a ese grupo etario.

En Corea del Sur la paciente 31 se hizo “famosa” por no cumplir las reglas de aislamiento y ser la responsable del 80% de los contagios. La mujer ignoró las indicaciones de prevención y asistió a una boda, comió en un bufet con amigos, y fue a un funeral.

Al explotar la cantidad de casos en el país, las autoridades comenzaron a buscar el origen y llegaron a la conclusión que esa sola mujer pudo contagiar a más de mil personas.  Por eso es necesario y obligatorio pensar en el otro.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La salida al problema sanitario es colectiva